Salomon 4 Trails: La crónica

ImageMientras volábamos hacia Múnich leía “El Séptimo Papiro”, segunda entrega de la trilogía Egipto, en el cual sus protagonistas se embarcaban en un sinfín de aventuras para conseguir un tesoro, la tumba del faraón Mamose de Egipto. Al igual que ellos, nosotros nos disponíamos a viajar a un país extranjero, mejor dicho a tres, a superar distintos obstáculos con la intención de conseguir nuestro propio tesoro, la medalla acreditativa de finisher de la Salomon 4 Trails….

Era Lunes 8 de julio y al llegar a Alemania ya pudimos observar el tipo de clima que nos iba a acompañar durante toda la semana: calor, mucho calor… El transporte que habíamos contratado nos llevo hasta la primera ciudad de las cinco que íbamos a visitar, Garmish Partenkinchen, a la que llegamos a mediodía… Un almuerzo por la zona y nos dirigimos a buscar el dorsal y recoger el bolso del corredor, y si, digo el bolso y no la bolsa ya que se trata Imagede un enorme bolso de Salomon con la camiseta correspondiente de la misma marca y lleno de pequeños detalles que ya nos hacen deducir que estamos ante una carrera diferente.

Ya esa tarde salimos a trotar un poco para desentumecer las piernas y conocer un poco el ambiente en el que nos vamos a desenvolver. Casi sin quererlo nos metemos en un tipo de terreno que a posteriori iba a ser lo habitual en carrera: una pista de esquí de gran inclinación que desde sus primeros metros ya te dejaba sin aliento. Sin embargo, hoy solo tocaban 45 minutos Imagey no queríamos sufrir mucho, por lo que al poco de empezar a subirla decidimos dar media vuelta y volver al hotel…

Al día siguiente nos tocaba respirar el ambiente del día previo, por ello nos dirigimos a la plaza del pueblo y vemos como algunas marcas del sector como Raidlight, Skin o la propia Salomon ya han montado sus propios stands. Muchos corredores ya pasean con sus bolsos nominativos al hombro y se sientan en las terrazas a beber cerveza.  Cuando estábamos almorzando nos llevamos una gran sorpresa y es que, sin saber que andaba por alli, nos encontramos con el corredor de Salomon ImageInternacional, Tofol Castanyer, el cual se acuerda de nosotros por los momentos que compartimos en la edicion 2012 de la Haria Extreme (seguramente era mentira pero quedo muy bien…). Nos comenta que acaba de llegar y que los de la organización no sabían quien era y no le tenían preparado el dorsal… Cuatro días después estaría en lo alto del podium… Por la tarde esta programada la primera pasta party y el primer briefing, el cual se convierte en una bonita ceremonia de apertura en la que desfilan niños con las banderas de los 25 países representados en el Imageevento, algunos tan variopintos como Sudáfrica o Israel. Tras la ceremonia nos dan la bienvenida y nos hablan de la etapa del día siguiente… A la salida, tal y como habíamos acordado, nos encontramos con Alex, Barbara y el resto de los componentes del equipo Sportvicious, del cual formamos parte. También conocemos a Jordi Granell, participante de la edición anterior y autor de las crónicas que hemos colgado en el blog. Nos vamos a dormir pronto porque al día siguiente ya empieza la batalla…

 

 

Etapa 1: Garmish – Ehrwald

A priori era una etapa de aclimatación, una etapa para entrar en calor, pero este tipo de calificativos no se pueden usar cuando se afrontan pendientes de más del 40% y cuando la etapa comprende hasta 6 picos distintos en 36 kilómetros.

ImageLa salida fue emotiva. Todos se sacan fotos para poder recordar el momento inicial y la alegría y la ilusión aparecen reflejadas en los rostros, todavía descansados, de los corredores y de sus acompañantes.

Empezó el día con dos ascensos muy similares de 600 metros cada uno, bastante técnicos pero que ya empezaban a regalarnos las impresionantes vistas de las que disfrutaríamos durante toda la semana.  Con las fuerzas del que acaba de empezar un gran reto se hacen estos ascensos sin mayor complicación, sin embargo, el tercer pico del día se nos atraganto. Como primer obstáculo, la organización trasladó el primer avituallamiento unos 8 kilómetros mas adelante, por lo que nuestros cálculos Imagede reposición de líquidos y sólidos se fueron al traste…Tanto José como yo empezamos a notar el mal de altura y el hecho de no haber ingerido suficiente sólido, por lo que a mitad del ascenso, y en una pendiente de inclinación parecida al Tourmalet, decidimos parar junto a una pequeña fuente a coger un poco de resuello. Patrick se encuentra muy bien por lo que continúa, pero a nosotros el cuerpo y la cabeza nos están fallando y nos damos cuenta que para acabar esta prueba vamos a tener que sufrir desde el primer día.. Nos echamos algo de comida en el estomago y unos geles, bebemos mucha agua y decidimos continuar tras una parada de unos 20 minutos en la que fuimos adelantados por decenas de corredores…pero la lucha de ese día ya era con nosotros mismos y no con el resto del personal…

ImageCon más pena que gloria coronamos el pico y comenzamos el descenso con fuerzas renovadas, pudiendo observar que de acuerdo con nuestros GPS, la organización ha tenido el “detalle” de añadir tres kilómetros más a la etapa…nos quedan todavía 14 kms por delante de toboganes y parece que el cuerpo comienza a responder… El dolor de cabeza es continuo pero las piernas empiezan a soltarse. Tras el último avituallamiento se encuentra el último escollo del día, una rampa de césped con una inclinación tan elevada que provocó que tardásemos más de 25 minutos en completar ese kilómetro.

Image

 

 

 

Finalmente, cubrimos el recorrido en poco más de 6 horas y media y Patrick en 40 minutos menos. Primera etapa al bolsillo y nos vamos al hotel con la sensación de que esta empresa va a ser mucho más dura de lo que podríamos haber imaginado…

 

 

 

Etapa 2: Ehrwald – Imst

ImagePasamos de Alemania a Austria y salimos desde Ehrwald, una pequeña ciudad austríaca situada en la otra base del monte Zutspitze. Esta etapa se suponía dura con 45 kilómetros y, básicamente, se componía de dos mega-ascensos de 1200 metros de desnivel cada uno. Visto lo ocurrido el día anterior, esta vez nos planteamos la etapa con paradas obligatorias para reponer sólidos y líquidos, y la verdad que funcionó.

ImageEn la salida los corredores ya se separan por cajones dependiendo de la clasificación del día anterior, lo que provoca que Jose y yo nos separemos ya desde el principio de Patrick.  Hace un poco de fresco pero es que son todavía las siete de la mañana y estamos a 1000 metros de desnivel. Hoy hemos decidido firmemente ayudarnos de los bastones que habíamos traído y que, el día anterior, habíamos decidido dejar en el hotel… Sabia elección!!!

ImageDesde el comienzo ya se empieza a subir el primer pico, el cuál coincide con el final del descenso de la etapa del día anterior. Al principio discurre por anchas pistas de esquí en las que, como acompañantes sorpresa, tenemos a unas vacas que nos miran asombradas y rugen a nuestro paso. Ya avanzada la subida, esta empieza a discurrir por unos estrechos senderos que atraviesan zonas muy bonitas, entre ellas una con un  maravilloso lago escondido y custodiado por las montañas en el que todos paramos a hacernos fotos. Continuamos el ascenso y empezamos a Imageobservar la nieve en la parte superior de la montaña, pero nos quedamos más asombrados aún cuando vemos pequeñas hormiguitas avanzando por ella, y es que la organización ha tenido a bien sorprendernos con un resbaladizo ascenso nevado.

Esta nueva experiencia para nosotros se convierte en inolvidable. Los resbalones son continuados y la tracción brilla por su ausencia. Sin embargo, hoy vamos mejor de fuerzas que el día anterior y disfrutamos del momento. Una vez que culminamos la hazaña y llegamos arriba toca descender por la misma clase de terreno. Hay que bajar con mucho cuidado y deslizamos continuamente. Paulatinamente la nieve deja paso a un terreno más árido que permite avanzar con mayor rapidez y bajar los 1200 metros de desnivel que nos devolverían a la misma altitud de la salida.

ImageComenzaba el segundo ascenso del día. Esta vez las fuerzas ya no eran las mismas, pero tampoco se puede decir que sufriéramos en exceso, salvo Patrick, que sufrió varios problemas estomacales que, aunque le frenaron, no le impidieron continuar sin mayores problemas hasta la meta. GOPR0314Volvimos a alcanzar los 2200 metros de altura por segunda vez en el día, pero afortunadamente el mal de altura tampoco hizo presencia, al contrario que el día anterior…Supongo que el cuerpo, que es sabio, se va acostumbrando a este tipo de hábitats.


Image
Los paisajes son increíbles una vez que alcanzas dicha altura y, mires para donde mires,  da la impresión de que los Alpes te observan diminuto recorriendo sus caminos…

Esta vez no habían rampas nevadas por lo que pudimos llegar arriba más rápido y afrontar el último descenso del día con más ganas. Ya sólo nos quedaban 11 kilómetros y, aunque ya llevábamos más de 7 horas de actividad, el deseo por llegar nos llevó en volandas hasta la meta, situada en la ciudad de Imst, perteneciente a la famosa región austríaca del Tirol. Intentamos bajar de las nueve horas pero nos quedamos con la miel en los labios…9:02. Patrick la completó en 8:24..

Objetivo cumplido, habíamos llegado al final de la segunda etapa sin complicaciones físicas aparentes y la etapa del día siguiente se presumía más asequible, por lo que el sueño de ser finisher se acercaba un poco más…

 

Etapa 3: Imst – Landeck

 

ImagePor fín llegaba la etapa “de recuperación”, la de menos kilómetros, 31, y la de menos desnivel positivo, 1800 metros. Sin embargo, esos 1800 metros correspondían al primer y único ascenso del día, el cuál nos iba a llevar a la mayor altitud experimentada hasta ese momento, 2500 metros.

ImageEsta vez salimos todos del mismo cajón ya que la buena etapa del día anterior nos había permitido adelantar unos cuantos puestos en la general y colocarnos entre los 100 primeros de cada categoría.

Antes de comenzar con la ascensión teníamos que recorrer 4 kilómetros de llano atravesando el pueblo de Imst hasta llegar al primer sendero de la montaña. Se daba la singularidad de que tuvimos que atravesar las vías del tren y al estar el semáforo en rojo se reagrupó casi todo el pelotón haciendo un efecto parecido al del safety car en la ImageFormula 1. Una vez que pudimos pasar el escollo de las vías del tren empezaron  los contratiempos… A pesar de que no habíamos hecho mala salida las necesidades fisiológicas nos jugaron una mala pasada y nos obligaron a hacer una parada (de las largas) que provocó que nos adelantaran decenas de corredores que teníamos por detrás, dándose además el inconveniente de que a pocos metros empezaba un sendero muy estrecho en el que se hacía imposible adelantar. De repente nos vimos en el grupo de cola y subiendo por el citado sendero…Y lo peor con buenas sensaciones pero con la imposibilidad de ponerlas en práctica…

sportograf-40504575Tras varios kilómetros por fin el camino estrecho desembocó en una pista y pudimos empezar a adelantar corredores. Llegamos a contar hasta casi 100 desde este punto hasta el pico, lo cuál, aunque sea,  hizo bastante entretenida la subida (Da más ánimo adelantar que ser adelantado…). Esta subida se prolongó durante casi cuatro horas y al culminarla en un punto con una cruz muy grande (por aquellos lares era usual ver grandes cruces en lo alto de las montañas) las vistas eran incluso mejores que las del día anterior. El cielo estaba bastante despejado y, de esta manera, la estampa de Los Alpes era totalmente embriagadora.

ImageEra hora de empezar a bajar. Quedaban sólo 11 kilómetros y los estábamos haciendo a un buen ritmo pero en el último avituallamiento las prisas hicieron que me olvidara los palos y tuve que desandar varios cientos de metros en subida para recuperarlos (Sabiendo la etapa que venía al día siguiente no los iba a dejar allí …). Seguimos bajando animados a pesar del contratiempo pero en un cruce no muy bien señalizado (de los pocos ya que la señalización era excelente …) nos equivocamos de camino… Menos mal que los gritos de los corredores que venían detrás nos alertaron y nos Imagedimos cuenta antes de que el error tuviera consecuencias más gravosas…Otra vez a hacer metros de más y encima en subida!!! Ya no nos podía pasar nada más así que finalizamos el descenso con calma hasta llegar a meta, no sin antes observar un antológico duelo entre dos corredoras de avanzada edad que nos adelantaron (No veas como bajaban…) y pelearon por llegar antes a meta.

ImageFinalmente completamos la etapa en poco más de cinco horas y media. Patrick, que se salvó de todos los contratiempos relatados, pudo realizarla en 4:52. Tal y como habíamos planeado nada más llegar utilizamos el servicio de masaje de la organización para hacernos una ligera descarga de 20 minutos, la cuál nos dejó la musculatura preparada para afrontar la última y decisiva etapa final.

 

 

 

 

Etapa 4: Landeck – Samnaun

 

Image Llegaba la etapa definitiva, y llegaba con “buenas” noticias bajo el brazo. En el briefing del día anterior ya nos habían avisado de que no podrían seguir la ruta inicial porque habían habido unos desprendimientos, lo que les había obligado a trazar una ruta distinta al principio de la etapa que suponía que esta iba a prolongarse 2,5 kilómetros más de lo esperado, en total, 47,5 kilómetros que decidirían quien se iría a casa con la medalla de finisher y quien no…

ImageSalíamos a las 07:00 desde Landeck, la última ciudad austríaca por la que pasaríamos antes de adentrarnos en Suiza. Las caras de los corredores volvían a ser bastante buenas, a pesar del cansancio acumulado y en el ambiente se respiraba la sensación de alivio al tratarse de la última etapa.

El cambio citado provocó que hiciéramos unos cuatro kilómetros de llano antes de afrontar el primer ascenso y, una vez finalizados, ya no eran cuatro kilómetros menos para acabar la etapa, sino cuatro kilómetros menos para acabar … la 4 Trails!!!

ImageSin embargo, estaba claro que esta prueba no iba a regalar nada y, aunque Jose y Patrick fueron muy bien, yo no tuve un buen día. La subida se me estaba haciendo dura desde el principio y ya desde ese momento me puse el chip de sufrimiento. Veía como las piernas respondían pero las fuerzas no y esto provocaba que el ritmo fuese descendiendo a medida que pasaban los kilómetros.  A esto se unía que estaba afrontando el segundo ascenso más duro de toda la carrera: Más de 1600 metros de desnivel positivo atravesando inclinaciones que hacían perder el aliento. El Imageterreno era, además, de lo más feo de toda la carrera: Mucho asfalto y mucha pista ancha por la que frecuentemente nos tropezábamos con coches. El tramo final de la subida, para rematar, se metió por pistas de esquí hasta llegar a la cima, en el kilómetro 15, donde estaba situado el primer avituallamiento. Allí hicimos una larga parada para reponer sólidos y líquidos e ingerir algún gel a ver si me resucitaban.

ImagePero es que la carrera sólo daba 5 kilómetros de respiro hasta el segundo y definitivo ascenso del día. Estos kilómetros se pudieron hacer bien sin grandes concesiones pero al empezar otra vez a subir el hombre del saco volvió a merodear la zona. Así, en una guerra continua entre la cabeza y el cuerpo seguíamos avanzando metro a metro, paso a paso, sin pensar más allá que en el siguiente kilómetro. Y para rematar,¿Qué ingrediente más le podríamos añadir a tremendo pastel? Pues una gran dosis de nieve para eliminar tracción y hacer que cada paso costara un poquito más. En  estos momentos sólo se piensa en llegar a la cima de este ascenso, a 2700 metros de Imagealtura, el punto más alto de toda la carrera, para empezar de una vez con la parte menos dura de la etapa. El sol azotaba y, al reflejarse en la nieve, impactaba en los ojos fatigando la vista. Y al llegar arriba, por fín, nos encontramos a dos doctores que nos miran a los ojos para analizarnos y nos dicen,  con cara de admiración, … Congratulations!!!

Esa palabra, ese momento, nos inyectó una dosis enorme de energía. Comprendimos que lo peor ya había pasado y que desde ese punto hasta la meta sólo quedaba terreno más amable. ImageLa fatiga desapareció de repente y empezamos a adelantar a los corredores que nos habían adelantado previamente, los cuáles bajaban con mucho cuidado debido a la nieve. A nosotros nos dio por  practicar el esqui – trail, muy divertido y aconsejable…;) Nuestras caras reflejaban la alegría de aquel al que le desaparece la causa de su sufrimiento. Bajando nos re-encontramos con Jordi Granell, con el que ya habíamos compartido momentos en las dos subidas, y se une a nosotros para completar los últimos kilómetros de la edición 2013 de la Salomon 4 Trails…. El último avituallamiento adquirió un tinte anecdótico puesto que, aunque todavía quedaban 7 kilómetros para la meta, nuestras mentes ya sólo pensaban en atravesar la línea de meta, esa delgada línea que separa el éxito del fracaso

ImageCompletamos estos últimos compases de la etapa empujados por el subidón que nos producía la cercanía del objetivo….Antes de llegar le regalo los bastones a un niño que animaba, llamamos a nuestras novias para compartir el momento y, cuando llegamos por fín a la meta, allí está Patrick grabando el momento (había llegado una hora antes)…. Lo primero que sentimos nada más llegar es la medalla de finisher que te cuelgan al cuello haciendo que te creas de Imageverdad lo que has logrado…Luego, abundan las felicitaciones de los compañeros del equipo Sportvicious y de los corredores del otro equipo español, el equipo Zurich. Allí todo son sonrisas y abrazos, no es para menos dado la magnitud del logro….

ImageEsa misma tarde participamos en la cena de despedida y entrega de trofeos a los campeones. Como ganador final destacó el español Tofol Castanyer, el cuál ganó tres de las cuatro etapas (Vaya si lo conocieron al final…). Muy buen ambiente en general y a nosotros, que no recibimos trofeo ninguno, nos entregaron la camiseta de finisher.

Conclusiones

Unos pocos días después la perspectiva es distinta. Ya desaparecen los dolores y uno empieza a darse cuenta de la magnitud de lo conseguido. Ha sido un reto durísimo, con cuestas que a nosotros, por vivir donde vivimos, nos es imposible entrenar, y con unos desniveles y unas alturas impredecibles. Ahora si, la organización de 10. Se nota que son alemanes y que no dejan ningún detalle al azar. Salvo algunos problemas, que son inevitables en una carrera de 4 días, todo fue a la perfección (Señalización, apoyo, salidas y llegadas, briefings, pasta – parties … ). Especialmente amable y siempre disponible Tamara, la encargada de la carrera, que siempre estaba dispuesta a ayudar en lo que fuera.

Mención especial para el equipo Sportvicious, encabezado por Alex y Barbara, del que formamos parte y del que, aunque no pudimos aportar mucho dado el nivel que había en el grupo, estamos muy orgullosos de formar parte, tanto por los compañeros como por su organización.

ImageEn cuanto a la clasificación, para nosotros es secundaria ya que el reto principal era acabar. Es imposible venir por primera vez a una carrera de estas características y pensar en algo distinto. Aún así también estamos muy orgullosos de los puestos logrados, que son los siguientes:

  • Patrick: 177 de la general masculina y 71 de su categoría Master Men
  • Jose: 226 de la general masculina y 93 de su categoría Men
  • Victor: 225 de la general masculina y 92 de su categoría Men

Es de reseñar los 129 abandonos que se produjeron en la carrera, por lo cual de los 522 inscritos, sólo consiguieron acabarla 393 corredores

Equipo Sportvicious: Posición 10º de 39 equipos inscritos.

Los pueblos por los que hemos pasado han sido también muy hospitalarios y se han volcado con el evento y, a pesar de la barrera del idioma, hemos tenido muy buen trato por parte de los empleados de los hoteles y de los restaurantes.

Por último tenemos que agradecer el apoyo mostrado por todos nuestros colaboradores: Ayuntamiento de Teguise, SZwagen, MySoulFruits.com, Tángara Lanzarote, PowerGym, Gym LifeStyle, StiloVitae, Viajes Las Caletas, Helly Hansen y NovaGestión Consultores. Sin ellos nada de esto hubiera sido posible…

Como conclusión final podemos decir que hemos salido airosos de una aventura a la que nos metimos desconociendo totalmente sus características. Que la preparación que llevábamos, a pesar de no poder entrenar en altura, ha resultado adecuada y suficiente para conseguir el objetivo y que, por lo menos ahora, sabemos que en la Salomon 4 Trails no está nuestro límite, por lo que habrá que buscarlo en otro sitio….

Image

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s