Fuertebike 2014: El preludio de un Fudenas

IMG_4944A la hora de valorar mis participaciones en una carrera es cada vez más común el hecho de que me hayan influido más los factores que rodean la carrera que la propia carrera en sí. Fuertebike es un claro ejemplo de ello, ya que me vengo a Lanzarote con una grata sensación que en su mayoría procede del trato recibido por la organización y  corredores, ya que la carrera en sí fue la típica de primerizo sufridor…

Hace ya unos cuantos meses que supe de la existencia de esta pequeña carrera en Corralejo gracias al facebook. Tras informarme un poco más acerca de ella le propuse a mi amigo Miguel embarcarnos en esta experiencia para tomar una decisión definitiva acerca de la participación en el fudenas de este año a finales de octubre, puesto que nunca habíamos participado en una carrera de MTB y me parecía arriesgado afrontar tamaño reto sin un acercamiento previo al mundillo de las dos ruedas. Se  trataba de una prueba de 80 kilómetros con un desnivel positivo de 850 metros y 6 horas de tiempo límite.

descargaAdemás, la fecha se colaba perfectamente en el calendario entre la maratón de Madrid y el comienzo de la primera prueba de la copa HTT, por lo que todo cuadraba para participar de esta experiencia, de la cual salimos bastante contentos. Así, tras tres únicas semanas de entrenamientos en los que salimos una o dos veces por semana como máximo Miguel y yo partimos hacia Fuerteventura el viernes por la tarde, con más dudas que certezas.

IMG_4932Nos alojamos en el hotel de la organización, el Oasis Papagayo, un hotel orientado a los deportistas de cualquier modalidad con todo tipo de actividades programadas y una buena piscina olímpica. Allí mismo se entregaba el dorsal, por lo que, antes incluso de llegar a la habitación ya teníamos la bolsa del corredor en nuestro poder, entregada por el organizador, que, al día siguiente supimos que venía siendo el mismo que también organiza la carrera de las dunas, la cual todavía tengo en mi debe… Por allí ya se podían ver auténticas “espadas” que cuatriplicaban o quintriplicaban el valor de nuestros biciclos.

IMG_4931La bolsa estaba bastante bien, con un chaleco, una maletita y dos chocolatinas energéticas que nos venían bien para el día siguiente. Nos remitieron a las ocho para un breafing que iba a ser dirigido por el que fue denominado “el héroe local”, que no era otro que Juan Carlos Nájera, (Ver artículo de El País) un “chiflado” que ha afrontado retos tan inverosímiles como subir al Kilimanjaro en bicicleta o intentar cruzar la Antártida en el mismo medio (aventura en la que según nos contaron estuvo a punto de perder su miembro viril por congelación…) y que reside en la isla majorera.  Con la incertidumbre de conocer a tan afamado personaje, nos fuimos a tomar una cerveza y hacer tiempo hasta la citada hora. Cuando llegamos a las ocho, nos dicen que el “héroe local” no había llegado todavía y que nos fuéramos a cenar sin prisas, teniendo la gentileza de irnos a buscar en el caso de que llegase. Todo esto ya nos suena a medio cachondeo y damos por sentado que no va a haber briefing, por lo que nos dirigimos a la cena sin ningún tipo de prisas. Efectivamente, cuando volvemos al lugar de la reunión vemos al mismo organizador de antes que nos comunica que el briefing se sustituye por unas ligeras explicaciones individuales que nos va a ofrecer, entre las que destacan la presencia de un fuerte viento en carrera. Para apoyar sus relatos, llama a otro de los organizadores, Chicho, también muy cordial y muy entregado a ofrecer cualquier tipo de ayuda. Yo le pregunto por lo que más me preocupa a mi, la señalización, y recibo una respuesta que me tranquiliza: “Si te pierdes aquí es que también te pierdes para llegar a tu casa …”. Aunque también pienso, el que me está diciendo esto también me había prometido un briefing…

Es de reseñar que , saliendo de la cena, también tuvimos nuestro primer contacto con otro personaje entrañable, D. Jesús González, genio y figura de la bicicleta de montaña. Sin pedírselo, y sin ni siquiera presentarse, empezó a relatarnos todas las hazañas que había logrado en forma de carreras, volviendo a citar al “héroe local” y contándonos todos los eventos que había compartido con él. Después de haber conocido a tanta gente y con unas cuantas anécdotas ya en el bolsillo, nos fuimos ya al apartamento con la finalidad de descansar para el día siguiente, no sin antes dejar todos los detalles preparados para no llevarnos sorpresas de última hora en la línea de salida.

IMG_4940Suena el despertador, una duchita y al desayuno de buffete. Volvemos a la habitación para ponernos el disfraz completo de biker y salimos en dirección al campo de fútbol, que estaba justo en frente del hotel. Hace un poco de frío y ya se nota la presencia del viento, aunque al parecer no lo notaremos hasta bien avanzada la prueba. Allí vemos otra vez al organizador y a Chicho, muy amables en todo momento y, por supuesto, al resto de los corredores los cuales están haciendo ya series en la carretera con sus excelentes monturas. Nosotros guardamos las fuerzas para la carrera en sí, que bien nos van a hacer falta.

A las 09:00 dan el pistoletazo y salimos los corredores de las dos distancias juntos. Como era de esperar, nos quedamos en un grupo retrasado, aunque poco a poco adelantamos a algún corredor que otro. El ritmo que tenemos es bastante alto en ese momento para lo que habíamos entrenado, pero lo mantenemos, puesto que vemos que seguimos ocupando los últimos puestos. Para no dar lugar a los malos pensamientos, le propongo a Miguel la estrategia de marcarnos metas más cortas y no pensar en los últimos kilómetros. La primera meta que nos marcamos es la media maratón, el Km 21, y la alcanzamos en poco menos de una hora, a pesar de que al principio había bastante subida hasta llegar a Lajares. Pedazo de ritmo, pienso para mis adentros, ya que si lo mantuviéramos llegaríamos en cuatro horas… En Tindaya habían puesto el primer avituallamiento en el que sólo cogemos agua, pero sin pararnos ya que no estamos cansados y no vamos a tomar nada. La siguiente meta es el maratón, el km 42, la cual coronamos en 2 horas y 1 minuto. El ritmo había decrecido pero muy poco y la media era de 21 km/hora.

perfilYa llegados a este punto empiezas a adelantar y ser adelantado por los mismos corredores, con los cuales aprovechas para hablar y soltar quejas habituales de estos momentos como “puto viento este” o “tengo el culo hecho polvo”…. Volvemos a Tindaya tras haber dado un “paseo” por la costa y haber vuelto a subir al pueblo para ya afrontar el camino hacia el Cotillo. Hace acto de presencia el factor viento, el cual como teníamos a favor al principio no habíamos percibido pero ahora, al tenerlo en contra, se hace notar bastante. Esto, unido a las inclemencias de la bicicleta como los dolores propios del sillín, provocan que las sensaciones empiecen a ser distintas y comiencen a rozar el sufrimiento.  La siguiente meta era el km. 60, pero antes estaba el segundo y último avituallamiento de El Cotillo, que estaba muy bien surtido de frutos secos, fruta, dulces, agua e isotónicos. Nos quedamos allí un rato, conversando con otros corredores que ya estaban o que iban haciendo acto de presencia, recargando fuerzas para lo que quedaba que era lo más duro sin duda alguna. Tras este punto venía un tramo de mucho asfalto hasta pillar el camino que va desde el Cotillo hasta Corralejo por la costa. Este camino esta lleno de arena, sobre todo en sus primeros kilómetros y provoca que, con frecuencia, nos tengamos que bajar de la bici para tener que volver a arrancar con menos fuerzas y más mala hostia…

IMG_4943

A mal tiempo buena cara

De este modo, los kilómetros empezaban a pasar mucho más lentos, al igual que el ritmo medio, que decaía hasta los 17 o 18 km/hora. En este tramo nos adelantaron 2 bikers, con los que nunca perdimos el contacto visual y  que nos sirvieron de referencia para no perder un ritmo medianamente decente. Fue el peor momento de la carrera, iba muy mal de cabeza y super incómodo en la bicicleta, con dolores fuertes de trasero y de cuello. Además, en este tramo los coches pasaban en dirección contraria a elevadas velocidades, envolviéndonos en una desagradable nube de tierra. Todos estos factores hicieron que los kms posteriores al 60 se pudieran resumir en un vistazo constante al reloj para ver lo que había avanzado en cada momento, llevándome siempre sorpresas desagradables. Todo este suplicio acabó cuando pude ver los dos molinos que hay a la entrada de Corralejo y desde donde me habían explicado el día anterior en nuestro “briefing” particular que empezaba el camino final que daba hasta la meta. En ese momento, y como si una fuerza extraña se hubiera apoderado de mi, sentí otra vez fuerzas para pedalear con buena cadencia y dar alcance a los dos que iban por delante. Al primero lo cogimos (y eso que llevaba una cannondale con doble suspensión y horquilla monobrazo de por lo menos 5000 euros) y al segundo, cuando le íbamos a dar caza, se salió del camino para coger la carretera (hizo trampa pero no creo que lo descalificaran por ser una cicloturista y no haber clasificaciones oficiales). En este momento, y a pesar de ver  claramente las señales que nos mandaban al camino final hacía la meta, Miguel me preguntó hasta tres veces si estaba seguro que era por allí, ya que venía con la idea de entrar por el asfalto hasta el campo de fútbol y la verdad que el camino, a parte de empedrado era bastante sinuoso. (A esas alturas ya teníamos dolores hasta en el aliento…) Pero si, ese era el camino y lo cogimos con las últimas fuerzas para llegar a meta en un tiempo final de 4 horas y 25 minutos, en los puestos 35 y 36 de la general de un total de 41 finishers de la prueba (alguno se quedó por el camino con fallos mecánicos…). Es de reseñar al último  clasificado que, con 66 años, llegó sólo 15 minutos después de nosotros, haciendo buena la frase aquella que dice que la edad está en el cerebro y no en el cuerpo…

IMG_4946

Chicho en el momento de decirnos que habíamos ido “de paseo…”

En la meta, otra vez nos cruzamos con el organizador que nos felicita y, tras recobrar algo de fuerzas con los sólidos y los líquidos que habían en la cantina, volvemos al hotel, pero no sin antes toparnos con nuestro querido D. Jesús González y su mujer, que nos contó sus vivencias en la distancia de 50 kms. Ya en el hotel, Chicho también nos felicita y nos pregunta que tal nos ha ido. Yo le comento que bien y le cuento orgulloso  nuestro tiempo a lo que él, ni corto ni perezoso, responde: “Buenos, ustedes también iban de paseo”. Pocas veces una sola frase ha podido decir tanto… yo me había dejado la vida en esos caminos y este hombre, al contarle nuestro tiempo, me dice que íbamos de paseo…

IMG_4947

El gran Jesús Fernández

Muertos de risa con esta última anécdota nos vamos a duchar y a disfrutar del almuerzo que la organización ofreció a los corredores en el restaurante del hotel, en donde, esta vez si, pudimos ver en persona al “héroe local” y, por supuesto, tener una última conversación con D. Jesús, con el cual nos citamos finalmente en octubre en la fudenas para seguir compartiendo vivencias…

En resumen, una muy grata experiencia compartida con mi buen amigo Miguel, y que nos ha iniciado en el mundo de las carreras de MTB de la mano de la organización de Fuertebike, a la que no podemos ponerle ni un pero tanto a nivel humano como profesional.

IMG_4948

El “héroe local” Juan Carlos Nájera con camiseta blanca en un “robado”

Si tuviera que sacar dos conclusiones de esta experiencia son las siguientes:

Primera: Este deporte es un binomio entre bici y corredor, por lo que de nada vale tener una bici supercara si no tienes las piernas para hacerla volar.

Segunda: Me he quitado de la cabeza (por lo menos por ahora) la idea de hacer en un solo día los 160 kilómetros de la fudenas, ya que pasarme 10 horas (como mínimo) en la bicicleta puede ser un suplicio que no creo que esté dispuesto a experimentar ya que no creo que me produzca ningún tipo de satisfacción.

 

Anuncios

Una respuesta a Fuertebike 2014: El preludio de un Fudenas

  1. Pingback: Fudenas Ruta 2014: Volviendo a la competición | Siguiente Meta!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s