Desafio Octava Isla 2014

IMG_4471Da gusto poder hacer este titular y no tener que especificar después de los dos puntos cuál prueba hice, ya que esta vez si, completé el Desafío Octava Isla en su totalidad. Y es que en su primera edición no lo pude hacer por una fuerte gripe y en la segunda, sólo hice el trail de 31 ya que, sinceramente, no me vi preparado para la natación. (Lo peor de todo es que este fin de semana tampoco lo estaba). Además, lo pude hacer como siempre quise hacerlo, yendo desde el viernes con mi novia, con mi hijo y con algunos amigos más y empapándome allí de todo el ambiente deportivo que se respiraba durante todo el fin de semana.

Y como toda buena historia debe tener un buen comienzo esta no podía ser menos. Todo empezó el viernes en Orzola, donde Nauta, yo y Victor jr cogimos el barco de las 4 con la intención de que el pequeño pudiera correr la modalidad kids que empezaba a las 5. Las numerosas bicis que habían en el barco ya hacían presagiar el tipo de evento que esperaba al día siguiente. Tras una llegada un tanto aparatosa dada la elevada cuantía de bultos que Imagenllevábamos (hacer un triatlón es lo que tiene), nos plantamos en la playa del pueblo dispuestos a ver a Víctor jr en acción en la modalidad “Chinijos” para niños de 5 a 10 años. La carrera fue muy divertida y los niños se lo pasaron en grande durante los 750 metros que duró el recorrido que incluía al final una serie de obstáculos que la hacían más entretenida aún.  Además, tuvieron medallas exclusivas para su modalidad (Algo que no tuvimos ni los que completamos el Desafío entero) y una buena merienda para reponer fuerzas. Este tipo de eventos paralelos al principal son muy positivos en mi opinión y hacen que todos los miembros de la familia puedan disfrutar en igual medida del fin de semana en lo que al deporte se refiere.

Imagen

Tras la carrera infantil, nos fuimos al apartamento, donde poco después llegaron también Mario y Anabel, dos amigos que se quedaron con nosotros y que también corrieron el domingo. Recogida de dorsales en el muelle a las ocho y para casa, donde dos buenas tortillas de mi suegra nos llenaron el estómago y nos hicieron irnos a la cama con la sonrisa propia del estómago saciado. Al día siguiente empezaba la acción, al menos para mí.

Imagen

Si por algo se caracterizan las pruebas del Desafío es por empezar bastante tarde, en comparación con otras pruebas similares. Así, se había programado el inicio del triatlón para las 11:00 por lo que pudimos dormir sin madrugar y desayunar con tranquilidad. A las 10:15 me dirigí a la revisión oficial con mi fotógrafo particular, Mario (sus fotos fueron tan buenas que parecía un profesional) , y mi equipo de animación particular (cómo se agradecieron esos gritos en los momentos de apuro) , y ya pude darme cuenta de la magnitud que estaba adquiriendo por momentos el evento. Habían instalado el box en la playa del pueblo, por lo que esta estaba ocupada en su totalidad por múltiples bicicletas ordenadas por dorsales y por los corredores colocando sus  accesorios en sus cajitas correspondientes. Nada más llegar me pongo en la fila y detrás mía aparece Víctor del Corral, que hace la cola como cualquier otro y me saluda muy humildemente sin ningún complejo de superioridad, como debe de ser. Lo observo y me vienen a la mente todas las pruebas internacionales en las que participó y triunfó en 2013, Pay´s de Aix o Narbonne en Francia, X-Terra en Suiza, IM Florida y Arizona en USA o Canela en Brasil. Y ahora estoy yo al lado de él…..me asalta un pensamiento inmediato… ¿Dónde coño me he metido?

Imagen

Paso la inspección sin problema y coloco mi bici en el box y todos mis accesorios, que no son pocos, en mi cajita particular que tiene mi dorsal por fuera (Qué nivel…). Por megafonía dicen que no puedo dejar nada colgando de mi cajita porque me sancionan. Les hago caso y sólo dejo fuera las playeras de trail que es lo único que está permitido. Cojo el gorro y las gafas y me voy al muelle, desde dónde se va a dar el pistoletazo de salida para la prueba de natación. Todo el mundo, o casi todo, estaba con su traje de neopreno para combatir el frío y conseguir más flotabilidad, excepto yo claro que no conseguí ninguno. Me encuentro allí a un amigo, Christian, que va con la misma mentalidad que yo: salir de los últimos y no sufrir mucho en el agua ya que es lo peor que se nos daba.  Nos colocamos en la cola del grupo y vamos dejando que salgan todos los demás, y yo, que iba hablando con él y mirando para el público no me di cuenta que tras la rampa, la gente se tiraba puesto que no continuaba como para seguir bajando por ella. Primera hostia y todavía no había empezado, y encima queda grabada dicha hostia como vemos a continuación (Yo soy el que levanta la mano):

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=_oGNgRo4g5Q&feature=youtu.be]

Era el preludio de lo que ocurriría a continuación…. Ya salí del agua medio ahogado e inmerso en un tumulto de brazos y piernas. Las neuronas me dieron para conectar el reloj y empezar a nadar en dirección a la primera boya que estaba situada fuera del muelle, en mar abierto. Mientras no hubo corriente nadé más o menos bien pero cuando salimos de los pilones de contención unas hermosas olas se dirigieron contra mi persona con una acritud fuera de lo normal. Además pensé que tenía que pasar la boya por detrás y me empeñé en alcanzarla para rodearla y seguir hacía la siguiente bolla…ERROR: no había que rodearla sólo llegar hacía ella. Además me daba la sensación de que cada vez estaba más lejos ya que por mucho que nadaba no la alcanzaba. Cuando, por fin, llegué a ella y no se como, me metí debajo de la boya y esta empezó a golpearme impulsada por las ondas de las olas. En fin, un despropósito mayúsculo!!!. Lógicamente, cuando me dí la vuelta para dirigirme a la siguiente boya ya casi no vi a ningún nadador en el agua. Bueno, sí, vi a algunos abandonando y subiéndose a la lancha cómodamente. ¿Abandono? … Pues va a ser que no, esto del agua es un trámite para llegar a los otros dos segmentos que seguro que se me darán mejor…Ahora iba en la misma dirección de las olas por lo que la segunda boya fue un objetivo más fácil de alcanzar que la primera. Ya sólo quedaba volver a la playa y para ello me pongo detrás del único nadador que veía y lo intento alcanzar, pero no lo logro, de hecho ,en ningún momento tuve la sensación de nadar correctamente y la falta de técnica y de orientación penalizaron muchisimo.

Imagen

Llego por fin a la playa con más pena que gloría con un tiempo de 32 minutos y allí están de nuevo todos animando y sacándome fotos…. Que bien me vino verlos allí en ese momento!!! Me dirijo al box y me tomo con mucha calma la primera transición, sobre todo con la intención de recuperar un poco. Escucho a mi hijo que le dice a Nauta a mi espalda: Mira, hay otro nadador saliendo del agua, papi no es el último!!! Y ya no se si ver el lado bueno o el malo de la frase en cuestión, lo que si es seguro que me arrancó una sonrisa con su comentario.

Imagen

Pillo la bici, que esta vez si iba con el bidón cargado de agua y sales para no sufrir deshidratación como la última vez (No hay avituallamientos en el segmento de la bici y eso que dura de media una hora), y me monto en ella en la zona de montaje.  Ya desde el principio las sensaciones son distintas y, aunque en un principio no veo corredores a lo lejos, poco a poco los empiezo a divisar y a darles alcance. La subida a Pedro Barba se me hace bastante llevadera y, con la bajada hacia el pueblo empiezo a disfrutar de lo lindo. Volvemos a subir un poco por el mismo camino y a la mitad cogemos otro sendero que lleva a la playa de la Lambra, al norte de la isla. Por aquí el recorrido es más arenoso y técnico pero también divertido. El siguiente punto es la Playa de las Conchas, desde donde ya enfilamos el camino de vuelta a Caleta del Sebo. En el agua me sentía como una mierdita entre muchos máquinas pero en la bici estoy volviendo a recobrar la  autoestima. Calculo que adelantaría a unos 20 o 25  “riders” por el camino, lo cual me motivó bastante e hizo que tuviera nuevas sensaciones mucho más gratificantes. Finalmente acabo este segmento en 1:04, buen tiempo para un aficionado como yo.

Imagen

Imagen

Imagen
No siento la pierna!!

Llego al box y veo más gente que en la transición anterior… Buena señal!! Esta transición es más rápida ya que sólo consiste en cambiar de playeras y quitarse el casco para echar a correr. Ya no me siento tan torpe y entro en lo que se supone que es mi terreno, el trail. Voy bien de fuerzas y de moral, pero el camino es muy arenoso y lleno de jable, por lo que no puedo bajar de 5 minutos el kilómetro, pero tampoco paso de esa marca. Por el camino me voy viendo a multitud de corredores  que vienen de vuelta ya, entre ellos a mi amigo Miguel, que me acompañará al día siguiente pero no veo a muchos delante mía. Llego al punto de retorno, en el km 3 y me vuelvo a encontrar con Christian, que me cuenta que ha perdido tiempo por que le subió el gemelo en la transición. Enfilo la vuelta con viento en contra y ya con la certeza de que es el último esfuerzo. Al llegar a meta veo a Víctor esperando para entrar conmigo, me paro para darle la mano y, zas, se me sube el isquio de la pierna derecha. Me quedo tieso, como se ve en la foto, pero hago un último esfuerzo para cubrir los 30 metros que me separan de la meta. Según la cruzo me tiro al suelo ya que mi pierna se ha convertido en un bastón rígido y no se dobla ni puedo levantarme del dolor. Veo a Víctor asustado pero le digo que no se preocupe que ya se me pasará. Vienen los de Emerlan y me llevan al hospitalito para hacerme una descarga….Al final el sábado acabó mal, tal y como empezó, pero los dos últimos segmentos me han dejado un buen sabor de boca. Tiempo total de  2:12 horas y puesto 135 de 169. Lo mejor, que para la clasificación masculina del Desafío tengo a unos cuantos detrás mía por lo que no creo que acabe el último…(Me da igual normalmente el puesto en el que quede pero por ahora nunca he acabado el último y no se porque, pero no es una sensación que quiera probar …).Nos volvemos todos a casa que toca asadero para celebrar que estoy bien tras tantos varapalos  y coger fuerzas para el día siguiente!!!

Imagen

Imagen

El domingo nos toca levantarnos un poco antes ya que la primera salida es a las 10:30, pero tampoco tenemos que madrugar en exceso. Mismo desayuno que el día anterior y al muelle que es donde está instalada la salida y la meta de las dos categorías. Hoy también corren Nauta, Mario y Anabel y van a hacer la distancia de 20 kms, después de haber corrido la media maratón de Gran Canaria hace menos de un mes. Al llegar veo muchas mas caras conocidas que el día anterior y hablo con mucha gente lo que me hace sentir más cómodo y no tengo la sensación de bicho raro como el día anterior en la rampa del muelle. Me encuentro a Miguel y, tras las fotos de turno, nos dirigimos a la salida. A él le toca salir a la misma hora que a mi ya que estamos clasificados en el mismo grupo de 20 en la clasificación provisional del Desafío, por lo que ya decimos de ir juntos hasta que los ritmos de cada uno vayan tomando su distancia natural. Lo mejor de todo es que pudimos compartir, finalmente, las dos primeras horas a un ritmo mayor que el planeado que, además, no supuso un esfuerzo elevado ya que pudimos estar hablando todo el tiempo y pasar un rato de lo más agradable. El recorrido daba casi la vuelta entera a la isla siempre costeando y salía del pueblo para dirigirse hacia Montaña Amarilla, Playa las Conchas, Playa la Lambra, Pedro Barba y, finalmente, el pueblo de nuevo.

Me vi bastante bien, salvo algunos momentos en los que el isquio del día anterior empezó a molestarme, pero una buena hidratación y la glucosa de algún gel hicieron que lo pudiera engañar y me llegase hasta la meta. En el km 22, más o menos, me separé de Miguel, que  iba algo tocado ya del gemelo, me puse la música y empecé a tirar para ver hasta donde podía llegar. Me salieron muy buenos ritmos hasta llegar a meta, prueba de ello es que el km 30 lo completé en 4:44, lo cual habla muy bien de la gestión del esfuerzo que me planteé para la carrera. Pude adelantar a bastantes corredores que ya en el tramo final iban más cascados y, finalmente, entre en meta en 2:45, (exactamente el mismo tiempo que el año pasado) ocupando el puesto 69 de 127 corredores.(con este mismo tiempo el año pasado quedé en el puesto 46 lo que es indicativo de la subida de nivel de esta prueba).  En meta me encontré con Nauta, Mario y Anabel que, como no podía ser de otra manera, también habían acabado con éxito su prueba.

Imagen

Nos quedamos un rato en el generoso stand de avituallamiento que había en meta para reponer fuerzas y ver llegar al resto de los corredores. Me preocupaba un poco Miguel por sus molestias, pero finalmente también lo vi entrar y recibir la medalla tras completar con éxito su Desafío.

En lo que a la clasificación del Desafío se refiere también pegué un buen hachazo el domingo y conseguí el objetivo de acabar en menos de 5 horas. Para ser exactos 4:58 y puesto 48 de 67 valientes que conseguimos acabarlo con éxito. (el sábado ocupaba el puesto 79 de 88 que habían completado el triatlón). Pero lo mejor de todo es la buena sensación que se me quedó del fin de semana después de haber conseguido el objetivo rodeado de toda la buena gente que conforma este mundo del deporte, pero sobre todo de la familia y de los amigos , lo que hace que cualquier logro tenga un componente nostálgico de mayor magnitud.

Anuncios

Una respuesta a Desafio Octava Isla 2014

  1. Pingback: Fudenas Ruta 2014: Volviendo a la competición | Siguiente Meta!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s